CARMENMUGA

DECRETAR

Decretar...

Ultimamente escucho mucho esta palabra, hasta hace unos días creo que no la había escuchado muchas veces a lo largo de mi vida.

¿Será verdad que cuando decretamos algo para nosotros mismos pidiéndoselo a la vida, ocurre?

Esta pregunta cuestiona mi mente sin cesar. ¿Será real que cuando queremos algo en la vida y lo decimos con deseo y lo repetimos para nosotros mismos, se cumple?

¿Qué tan poderosa es la mente?

Hay muchos libros que hablan del poder de la mente y de cómo cuando queremos algo y lo pensamos sin cesar lo podemos lograr.

¿Pero que pasa si decretamos algo, pero nos quedamos en casa esperando a que ocurra el milagro?

Creo que el poder de la mente sin trabajo, no lleva a ningún sitio.

La mente es poderosa, pero una mente sin un cuerpo que trabaje para ello es un ente vacío 

Mi deducción de todo esto es, que debemos decretar si estamos trabajando en ello, da igual por lo que sea, es como el que quiere que le toque la lotería pero nunca compra un boleto para jugarla.

La vida es como la lotería, hay que jugar para ganar.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: